El gobierno de la Alianza Cambiemos profundiza su paquete de reformas ajustadoras.
El pasado lunes 18 de diciembre el Congreso de la Nación aprobó, en una maratónica sesión de 12Hs, la Ley de Reforma Previsional que plantea una nueva fórmula de cálculo de haberes jubilatorios. El debate dentro del recinto se realizó paralelamente a multitudinarias protestas en la ciudad que las fuerzas de seguridad se ocuparon de reprimir durante horas.

De acuerdo a esta reforma los jubilados y pensionados del país austral pierden poder adquisitivo(*) y el gobierno se beneficia con una suma cercana a los cien mil millones de pesos. El Ejecutivo asegura que este nuevo sistema daría un mejor ingreso en un futuro para la tercera edad. Sin embargo, los cálculos no dan certezas de esto y su discurso se derrumba ante el más mínimo análisis.

La bodeguera macrista Susana Balbo votó a favor de este ajuste antiobrero.

Esta quita de derechos no pasó sin resistencia y lucha. El jueves 14 el gobierno se vio obligado a levantar la sesión debido a la lucha popular que dieron los trabajadores en las afueras del recinto. Durante horas resistieron la brutal represión y triunfaron al imponer el rechazo popular en el parlamento. Por ello, y en un desesperado intento de imponer su política, el primer mandatario redactó un DNU (Decreto de necesidad y urgencia) pero también se vio obligado a retroceder en esa maniobra, ya que esto significaba un alto costo político.

En este escenario diciembre se presenta nuevamente como un mes de luchas populares. Los trabajadores y el pueblo saben que luego de esta ley nefasta continuarán los intentos de ajuste reflejados en el paquete de reformas compuesto por la ley tributaria, laboral y educativa. Por ello, la lucha en las calles por la defensa de sus derechos se avizora fuerte, organizada y masiva.

* Los jubilados y pensionados percibirán un 5,7% de aumento en lugar del 14%anterior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here