Lula ¿Es una victima del sistema?

0
11

El pasado 24 de enero la cámara de apelaciones de Porto Alegre condenó al ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva a 12 años y un mes de prisión. El juez federal Sérgio Moro halló culpable a Lula (72 años) de corrupción pasiva y lavado de dinero por haber recibido de la constructora OAS un departamento tríplex en el balneario paulista de Guarujá valuado en 1,2 millones de dólares a cambio de garantizar a la empresa contratos con Petrobras durante su gobierno (2003-2010).

En respuesta a este revés el Partido de los Trabajadores (PT) ratificó el 25 de enero el lanzamiento de la precandidatura presidencial del ex mandatario.

Da Silva aceptó la candidatura y pidió encarecidamente “poner al pueblo en movimiento” en caso de una eventual detención. “Les pido que hagan campaña incluso si ocurre algo indeseable, pongan al pueblo en movimiento”, dijo Lula. El PT, PCdoB, PSOL, MST, MTST, que forman parte del Frente Brasil Popular o del Frente Pueblo Sin Miedo, tienen como centro de su actividad llamar a la clase obrera y a las masas populares a realizar movilizaciones en defensa de Lula y de su candidatura. Afirman que es “tarea de la clase movilizarse en defensa de Lula, porque esa movilización será en defensa de la democracia y de la propia clase trabajadora”.

Entonces frente a este llamamiento cabe preguntarnos: ¿Debemos los trabajadores defender a Lula? ¿Cuáles son las razones para hacerlo? ¿Es correcto salir en su defensa y llevarlo nuevamente a la presidencia porque es “un mal menor”?
Tal vez la pregunta certera para dilucidar estas incógnitas sea ¿Llegó Lula a esta situación de condena por defender los intereses de la clase trabajadora?

1° respuesta: Lula y el PT llegaron a esa situación por gobernar para la burguesía

El PT y Lula hacen la campaña de la persecución política, de que “elección sin Lula es fraude” y de que estaríamos en un “Estado de Excepción” (una dictadura). Pero el hecho de que Lula haya llegado a esta situación no es producto de una persecución política a la clase trabajadora o a sus líderes ni es el fin del “Estado de Derecho”. Es culpa del propio Lula y del PT y de los 14 años de gobierno completamente burgués que llevó adelante para y con la burguesía.

2° respuesta: Con la excusa del mal menor, NO debemos defender la impunidad general.

Gran parte de la clase trabajadora de Brasil, ante el desastre del gobierno Temer, piensa en votar en Lula como un “mal menor”. Y es que al ver a tantos otros corruptos libres dudan sobre si no deben entonces impedir que Lula sea juzgado también.
El único cuestionamiento que el PT ha hecho que tiene sentido es que muchos de los grandes candidatos políticos no están siendo juzgados, ni amenazados de no poder participar de las próximas elecciones. El problema es que a partir de ahí el PT (y también PSOL y cia.) No piden el juicio y arresto de todos, sino la liberación general.
Debemos luchar para que todos los corruptos sean investigados, juzgados, detenidos y porque sus bienes sean confiscados, así como sus empresas expropiadas y colocadas bajo control de los trabajadores. Nunca defender la impunidad para todo el mundo.

3° respuesta: La condena de Lula no quita libertades democráticas.

Hay libertades democráticas que los trabajadores debemos defender siempre en primera fila: los derechos civiles, las libertades de expresión, de manifestación, de organización, de prensa y también las garantías individuales, como el derecho de defensa.
Ahora bien, ¿Hay avance del autoritarismo y de la represión en Brasil? Si, hay pero no en función de la investigación de casos de corrupción sino contra las luchas. Y en ese aspecto, el PT en el gobierno actuó fortaleciendo el autoritarismo y la represión contra los de abajo, con la ley antiterrorista y otras medidas contra los movimientos.

4° respuesta: El problema que debe ocupar a la clase trabajadora es enterrar las reformas del gobierno de Temer. No salir en defensa de Lula ni contra él.

No es nuestra tarea realizar actos en defensa de Lula, ni contra Lula. Las tareas urgentes de la clase trabajadora hoy son promover una huelga general para derribar las reformas de Temer y al Congreso corrupto y construir una alternativa de independencia de clase y socialista para que los de abajo puedan gobernar contra los exploradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here